lunes, 3 de marzo de 2008

Respuesta de Azajer a las declaraciones de ILD en su Comunicado a los Aragoneses, en lo que respecta al tipo de casinos y apuestas que se proponen


ILD, en su Comunicado a los Aragoneses, en su punto 3º relativo a los Casinos, informa de su superficie, dimensiones, tipos de máquinas, precio de las partidas, sobre la ludopatía y otras consideraciones. Este es el motivo por el que nos vemos obligados a matizar dichas declaraciones.

Azajer se opone al proyecto de juego y ocio Gran Scala desde el más estricto acatamiento de las leyes (Ley 2/2000 del Juego de Aragón, de 28 de junio) actualmente en vigor, así como desde el conocimiento y experiencia que tiene Azajer después de 19 años como referente en el tratamiento de la ludopatía en nuestra Comunidad.

En su Comunicado ILD alega que no hay por qué temer la implantación de casinos en el complejo Gran Scala pues no ocuparán más del 15% de la extensión total del proyecto, lo que representa unas 300 hectáreas.

Nosotros decimos que las dimensiones de los 32 hoteles/casino no son relevantes tomadas aisladamente. Lo importante no es la superficie total ni la dimensión de cada uno de los casinos, sino la cantidad de elementos de juego y la ubicación espacial de los casinos. Estos va a encontrarse en el anillo exterior del complejo, constituyendo puntos de partida y llegada de los medios de transporte que recorran el parque.

Igualmente se nos informa de que la zona de juego, máquinas y mesas ocuparán el 10% de la superficie construida, dando por sentado que con esa superficie la zona de juego no es peligrosa, sin advertirnos que en los hoteles/casino, las zonas de juego comienzan en la entrada, con lo que cualquiera que quisiera alojarse en uno de estos hoteles, inevitablemente ha de pasar por la zona de juego para ir a recepción o a su habitación o hacer uso de otros servicios. Con la estimación de la superficie habilitada al juego por casino nos quieren dejar tranquilos, sin hablar de la cantidad de posibilidades de juego existentes en dichos espacios por número y diversidad de los mismos, pues no estamos hablando de un solo casino sino que son 32.

ILD proyecta instalar un parque de entre 30.000 y 50.000 máquinas, lo que representa un parque de slots por casino de algo más de mil máquinas. No es igual una zona de juego con 150 máquinas que con estos números. Como bien sabemos, las máquinas slots o “tragaperras” son el elemento más adictógeno de entre todos los juegos de azar, debido a su accesibilidad, inmediatez y a lo económico de la apuesta. En Gran Scala se propiciará un acceso y un encuentro para cualquier jugador con el juego en su variable más adictiva.

Esto nos lleva a rebatir otra de sus afirmaciones, la relativa al valor de las apuestas, que indican serán bajas, un céntimo o dos de euro, siguiendo el modelo actual de Las Vegas, modelo al que no desean ser asimilados.

Dicen pues que los jugadores no habrán de gastar mucho dinero por apuesta unitaria para divertirse, dado el valor facial de la apuesta, pero a la vez nos informan de que la mayoría de las máquinas serán ya de última generación, con video incorporado. No nos dicen que esas máquinas llevan rodillos virtuales en los que se puede jugar no como hasta de ahora con un número limitado de apuestas. Por el contrario, con estos rodillos virtuales se pueden realizar apuestas múltiples, llegando a un número ingente.

Estos dos elementos unidos, más la publicidad de los premios medidos en bonus, que serán en millones de bonus, más la interconexión de las máquinas de un mismo local o de otros locales regentados por los mismos gestores, más la aportación de las nuevas tecnologías de luz, sonido, 3D, etc., generarán un mayor poder de atracción y enganche entre los jugadores.

Las máquinas a las que se refieren en su Comunicado son de vídeo con sistema de rodillos virtuales, que obligan para cubrir todas las variables multiplicando la apuesta mínima hasta cubrir el número total de posibilidades. Ya no es tan económico, ¿no? Igualmente nos aclaran que en el espacio de ocio familiar no habrá elementos de juego. ¡Faltaría más! Ya dábamos por hecho esto.

En cuanto a la incidencia de la ludopatía, no hay más que recordar que en Aragón, según cifras del Estudio Epidemiológico, financiado por el Gobierno de Aragón, uno de cada diez aragoneses tiene problemas con el juego de azar. Por eso entendemos que estén en contacto con varios organismos internacionales especializados para poner en marcha programas de información, prevención y asistencia dedicados a jugadores compulsivos, manifestación clara de que los famosos casinos turísticos o no residentes, no son ni de lejos tan asépticos e inocuos como decían.

Estas son algunas de las matizaciones que Azajer quería hacer a las declaraciones de ILD para razonar de una manera clara su oposición a la apuesta por el juego de este proyecto.