domingo, 16 de diciembre de 2007

SEO/BirdLife - ANSAR - Ecologistas en Acción - COAGRET - Triacanthos - Plataforma Monegros no se vende - Plataforma Aragón no se vende - Asoc. La Paz - Asoc. El Cantero - Los Verdes - C.G.T.

Las organizaciones firmantes exponen su rechazo al proyecto denominado “Gran Scala-Las Vegas en Los Monegros”, tras la comparecencia realizada el 12 de diciembre por parte del Gobierno de Aragón y de los promotores asociados bajo las siglas I.L.D. donde no fueron convocadas las organizaciones ecologistas.

1. El hecho de que I.L.D no suministre ningún dato sobre la ubicación del proyecto o sobre la identidad de los inversores (que se vayan a comprometer a una gigantesca inversión de 17.000. millones de euros) fomenta el recelo sobre las verdaderas intenciones del denominado “Gran Scala”.

2. El lánguido devenir de los parques temáticos en Europa y EEUU crea un gran escepticismo sobre la supuesta firme intención de los promotores de crear un gigantesco parque temático en Aragón.

3. Respecto a la posibilidad de que el proyecto integre un gigantesco conglomerado de casinos produce rechazo, puesto que el juego, con las graves consecuencias sociales que conlleva es una inversión que NO puede considerarse socialmente de interés.

4. En cualquier caso, queda claro que el proyecto “Gran Scala” se encuentra en la línea de las operaciones inmobiliarias que han resultado ser exclusivamente especulativas, tal y como ha ocurrido con campos de golf, casinos u otras propuestas de este tipo. La oferta de ocio que se presenta podría ser utilizada exclusivamente para promocionar grandes operaciones de construcción y venta de viviendas, cuyo costo final queda sensiblemente incrementado por limitadas ofertas de entretenimiento.

5. Hasta la fecha, tan solo el Gobierno de Aragón ha establecido compromisos concretos con el proyecto de inversión pública en materia de infraestructuras. Los promotores sólo ha formular declaraciones de intenciones, algunas de dudosísima viabilidad, (como una supuesta área temática dedicada a “Fernando el Católico”, delfines y orcas en los Monegros, restaurantes sumergidos, o la construcción de 72 hoteles y 200 restaurantes) A tal efecto, desde el ejecutivo aragonés se están ejecutando ya cambios legislativos a la carta de envergadura (en materia de urbanismo y ley del juego) que deben ser analizados y discutidos dada las graves consecuencias que pueden suponer en el futuro de Aragón.

6. Conforme a lo conocido del proyecto hasta la fecha podemos afirmar que “Gran Scala” entraña grandes impactos ambientales en materia de consumo y despilfarro de agua y sobre los ecosistemas y especies en peligro de extinción, que afectaría a la sostenibilidad y al propio equilibrio territorial de Aragón y de la comarca. Preguntas tales como: ¿qué adjudicación de caudales se hará a este proyecto? ¿de dónde se obtendrán? ¿dónde se regularán dichos caudales? ¿son compatibles dichas adjudicaciones con los nuevos regadíos de la comarca…..? deben ser respondidas con absoluta claridad por parte del gobierno aragonés, que tan vehemente se ha mostrado en su implicación en el proyecto.

7. Proyectos como “Gran Scala”, superfluos y derrochadores de energía, son absolutamente opuestos a los programas vigentes de lucha contra el cambio climático. El respaldo del ejecutivo aragonés a este proyecto deja claro su nula voluntad de ejecución de medidas para combatir el principal desafío de la humanidad.

8. En cuanto al impacto que dicho proyecto pueda tener sobre territorios protegidos por la ley, por su valor paisajístico o por la importancia de su fauna y flora, el gobierno y los promotores simplemente deben atenerse a la ley y cumplirla escrupulosamente. Están pendientes de aprobación los planes de conservación de las especies en peligro de extinción y los espacios naturales de Monegros, herramientas de conservación imprescindibles para asegurar la viabilidad ambiental de cualquier iniciativa de esta envergadura.

9. En cualquier caso, la negativa del gobierno de Aragón a invitar a las asociaciones ambientalistas aragonesas al acto de presentación del proyecto, son una auténtica declaración de principios en relación con la participación social y transparencia. Se hace evidente que al tratar de impedir la participación democrática de la sociedad civil más comprometida con el medio ambiente, no existe intención por parte del Gobierno de Aragón y de los promotores de lograr un proyecto sostenible ambientalmente.

3 comentarios:

frikosal dijo...

Me parece muy razonable todo lo que argumentais.

Anónimo dijo...

Hola... Estaria genial que se lanzara una recogida de firmas en oposición al SPYLAND ese.

Tengo entendido que para que a nivel legal tenga efecto se deben recoger unas 500.000 firmas.
EN inet se pueden recoger muchas mas que las que se piensan..

No vivo en Aragón pero encuentro una animalada y una decision totalmente amoral, irrespestuosa y de lo mas insostenible.
Hay mas que piensan como yo, que hay que pararles los pies, que el pueblo no puede tolerar que los politicos dobleguen su voluntad tan facilmente a peso de talonario. No necesitamos un macrocasino, los recursos que quieren destinar ahi no son para dar una actividad ejemplar, sostenible y honorable a esa zona. Mas que los Monegros, tienen una riqueza avalada que deberia estar protegida por su interes natural, científico y cultural.

La unión hace la fuerza. Campaña ya!

fuerte2 dijo...

Puedo estar de acuerdo en ambicionar el futuro de Aragón dejando atras todos mis principios y deberes con mi madre tierra. Puedo comprender la idea de no dejar pasar un tren cargado de dinero por el porvenir exótico que, si bien está más bien borroso, promete un megapichiglas con casinos y trajes de James Bond. Lo que no trago es las claras evidencias de imponer políticamente algo. Huele mal y transpira desconfianza. Cada vez que algo empieza así trae con sigo la desconfianza entre nosotros y en huesca no necesitamos eso. Así NO se hace. No quiero representantes del pueblo así.

Me apunto a cualquier cosa.

Un saludo