lunes, 3 de diciembre de 2007

Gran Scala es un proyecto de gran envergadura que pretende instalarse en las tierras Monegrinas. El impacto mediático esta negando una profunda reflexión y la falta de información es empleada políticamente por los políticos, en una supuesta ilusión, para avalar una gran operación económica. Los ciudadanos han de poseer la información y la capacidad de decidir su propio futuro ante una tremenda transformación del medio. Gran Scala se vende como desarrollo, pero no deja de ser una iniciativa basada en la cultura del consumismo: Campos de golf, Casinos, Parques temáticos y Urbanizaciones. Lejos de las necesidades reales de los Monegrinos, Gran Scala nace como el único desarrollo posible. El dulce caramelo del dinero no admite discusiones, ni duda ante su sostenibilidad. Se da por hecho su imposición, sin dejar margen al impacto ambiental, al social y al cultural. Un desarrollo avaricioso, sediento de nuestra ansiada agua, de nuestra soledad y de nuestro abandono.

La identidad de una tierra esta en peligro, su patrimonio a punto de ser expoliado, su dignidad tiembla por ser vendida a las garras del capitalismo. Pero el orgullo de esta tierra es el cierzo y en la estepa Monegrina aún hay soplos de su dignidad.