domingo, 20 de abril de 2008

CRÓNICA DE LA CHARLA DE OSSO DE CINCA

El viernes, 18 de abril, tuvo lugar en el salón social de Osso de Cinca la charla informativa sobre “Gran Scala”, en la que intervinieron los colectivos “Los Monegros No Se Venden”, “Docentes Contra Gran Scala” y “Stop Gran Scala Bajo Cinca”.
Joaquín Ruiz en representación de LMNSV habló en primer lugar sobre los valores que transmitiría el proyecto, en gran parte contrarios a cualquier concepto de ética y moral. Manifestó su preocupación sobre la incidencia que el modelo de casinos tendría en el aumento de la probabilidad de sufrir ludopatía, dada la accesibilidad a los mismos de la gente de la comarca, factor clave en el aumento de esta enfermedad como indica AZAJER. Mostró su preocupación sobre otros posibles riesgos con los que tendrían que convivir las generaciones presentes y futuras, riesgos de drogadicción, prostitución, fracaso escolar… Lamentó también que no se esté hablando de la forma de acoger a toda la población nueva que la puesta en marcha del proyecto traería. ¿Dónde vivirán? ¿En los pueblos? ¿En Zaragoza? ¿Alrededor de GS? ¿Por qué no se está hablando de los previsibles problemas de acceso a la vivienda y de otros riesgos sociales que el proyecto ocasionaría? ¿Cuánto se encarecerá la vida en nuestros pueblos? ¿Qué pasará con la tranquilidad y seguridad de nuestras gentes? ¿Por qué no se habla de las dificultades que el pequeño empresario de Los Monegros va a sufrir si empieza a venir aquí el capital internacional? ¿Van a poder competir con ellos? ¿O van a tener que cerrar e irse a trabajar por cuenta ajena? ¿En trabajos creados por multinacionales? ¿De qué calidad? Habló también de la riqueza natural de la comarca, que se está explotando y todavía puede explotarse mucha más como fuente de empleo y de riqueza. Lamentó que un paraje del valor naturalístico de Los Monegros puede verse agredido y dañado por GS. Para concluir se refirió a las últimas noticias aparecidas sobre algunos de los miembros de ILD, de las dudas sobre su quehacer empresarial, que ponen en entredicho la responsabilidad social de los promotores del proyecto, responsabilidad que debería ser la base de cualquier iniciativa empresarial, más todavía si cuenta con el apoyo de la DGA, y por tanto la imagen de Aragón está en juego. Comentó también las dudas sobre la solvencia de los promotores, puestas de manifiesto en la negociación sobre la venta de los terrenos, y lamentó que el gobierno de Aragón se haya comprometido a apoyar este proyecto dando credibilidad a unas cifras de ingresos fiscales y puestos de trabajo, basadas en unas estimaciones de 25 millones de visitantes, que siempre han resultado improbables y más ahora cuando se constata la falta de profesionalidad y ética en el quehacer de estos empresarios.
Rosa Arqué en representación de los educadores nos explicó que muchas de las personas que trabajan en la docencia entienden su trabajo como motor de cambio y de mejora social, y que desde su trabajo intentan transmitir unos valores que contribuyan a construir un mundo más humano y habitable, en el que por supuesto primen los intereses de las personas y del medio sobre los intereses del dinero. Nos contó como desde el aula se intenta educar para la salud, para el desarrollo sostenible, para el diálogo, para el ejercicio de una ciudadanía activa y participativa, para el ejercicio de un consumo responsable y de un ocio enriquecedor. Rosa explicó lo sorprendente que resulta que una administración que les invita a actuar en esta línea desde el aula, esté apoyando un proyecto que ya desde su presentación va en contra de todos estos principios.
Joaquín Arqué, agricultor, habló en representación de la plataforma “Stop Gran Scala Bajo Cinca” en la que se organizan personas de prácticamente todos los pueblos de la comarca. Comentó que la magnitud del proyecto que han presentado les otorga plena legitimidad para oponerse a él, pues no sólo afectaría a Los Monegros, sino también a las comarcas vecinas e incluso a todo Aragón. Además el gobierno de Aragón ha firmado un protocolo de colaboración con ILD, la entidad promotora, en el que se compromete a realizar las infraestructuras necesarias para la puesta en marcha del proyecto, con lo cual ha comprometido a todas las personas que vivimos en Aragón. Además, ¿en detrimento de qué otras inversiones las realizaría? Comentó además que ideológicamente se oponen a Gran Scala por representar un modelo de desarrollo insostenible y neoliberal que para nada va a contribuir a desarrollar el medio rural. En este sentido comentó que el desarrollo rural, entre otras cosas pasaría por una mejora en la organización del sector primario que incluyera un mayor control por parte de los agricultores de los factores de producción, así como de la distribución. Comentó así mismo que carece de cualquier ética que el agua que los agricultores disfrutan como concesión, concesión de toda la sociedad, sacada adelante en gran medida gracias a la inversión pública, pueda ahora venderse y no se destine a cultivar alimentos, sino a fomentar el juego en los casinos. Para terminar, lamentó el papel jugado por el presidente del gobierno de Aragón en todo este tinglado, y que a pesar de las últimas noticias aparecidas sobre algunos de los promotores de Gran Scala, entre ellas las referidas a deudas con la seguridad social y la agencia tributaria española, al uso del logotipo de la DGA en la promoción de otro proyecto privado, el motor serbio, y a contactos en la gestación del proyecto con financieros de dudosa reputación y antecedentes penales por delitos financieros… a pesar de estas noticias, no se abandone definitivamente el proyecto, y ese esfuerzo y compromiso con ILD se otorgue a todas las personas del medio rural aragonés.
En el turno de palabra, una vecina de Osso preguntó sobre la ilusión de la gente de Los Monegros. Otra persona comentó que el lanzamiento mediático ha contribuido a dificultar el cuestionamiento del proyecto desde la sociedad civil, y que hay gente que está a favor, gente escéptica y gente que está en contra. Otra persona lamentó que se haya transmitido una imagen de la comarca de Los Monegros tipo Las Urdes de los años 40 y 50, que él supiera todavía no han salido Los Monegros en el programa “Callejeros”, que frecuentemente muestra escenarios de exclusión a lo largo de todo el territorio español, exclusión que sin ninguna duda haría aparecer en la comarca la implantación de este modelo. Se comentó que, por supuesto, el medio rural tiene sus problemas, que todas las personas y la administración deben poner de su parte para solucionarlos, y que jamás estos problemas pueden servir para justificar un proyecto que no se justifica por sí mismo. En un clima de gran cordialidad se terminó realizando una invitación a los asistentes al acto que tendrá lugar el sábado 26 de abril a las 7 de la tarde en Zaragoza, en el que una cadena humana rodeará la sede del gobierno de Aragón, para pedir el fin del proyecto Gran Scala, por favor.