jueves, 17 de enero de 2008

Monegros Cultural

Oda a Los Monegros

Estepa

de olvidadas sabinas

sacudidas por el tiempo

sufriendo y protegiendo

la tierra que pisa el hombre.


Siento

un tremendo cierzo

que hace temblar al cielo,

cae

la amenaza como un trueno

y en un vuelo

huye la vida lamentada

desesperada y callada

de donde el hombre

apuesta resignado

un destino desgarrado.


La aridez

sangrará arena y sabia

de una muerte de la que no puede huir

construida por la insensatez

por un dinero sembrado

que no recogerán

los hijos que vistes nacer.


Así te quieren

sin ti sabina

sin mí

porque sin ti no sé vivir

en un cielo de estrellas de neón

en un horizonte sin pasado

donde un extraño cierzo

sacudió la ultima razón.


¡Tierra¡

si no gritas

gritaré y elevaré mis versos

hasta el mismo Sol

que dio la sed

a este océano de sentimientos

aún llamado Los Monegros.


Coordinadora Los Monegros No se Venden!!!

La coordinadora ha creado "Monegros Cultural", nace como iniciativa abierta a la participación en respuesta artística y cultural al mega proyecto GS.

Os animamos a participar con vuestras inquietudes artísticas y creativas en:

losmonegros@yahoo.es

Un saludo, ¡Gran Scala no es ni cultura ni arte!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustó la poesía y os deseo surte, pero por favor, que alguien corrija su ortografía y puntuación, que da muy mala imagen.

carlos a. dijo...

Muy mal. Un blog como este ya debería tener información acerca de lo que pasó ayer en Fraga. Si es que paso algo, claro

Anónimo dijo...

Como ciudadana de Huesca que soy, me asombra ver como a estas alturas de la jugada (nunca mejor dicho) todavía hay gente que se posiciona a favor de Gran Escala. Debe de ser que el amor que tengo por esta tierra, la que piso y de la que vivo, es una enfermedad rara e incurable.
No comprendo cómo hay personas que dicen poder vivir tan solo de lo que trabajo y dinero significan. Si están en lo cierto, la vida de estas personas me parece tremendamente vacía y triste. Para mí, disfrutar de mi entorno, de la naturaleza en su estado puro, y de los paisajes de los Monegros es también una parte muy importante de mi vida. Además recordemos, que no se trata solo de una cuestión de gustos, sino que estamos hablando de una estepa que posee especies únicas en el mundo y que podría o debería ser un Parque Natural.
Ningún billete compensa en nuestro caso ( y hablo por aquellas personas que piensan como yo), el tener el honor de poder ser cómplice del cierzo, de las sabinas, de los almendros, de las abejas en busca de polen y de los campos de maíz zumbando al son del viento.
No me valen los argumentos de aquellas personas que apoyan este proyecto, afirmando que están pensando en el futuro de sus hijos. Creo que las generaciones futuras se merecen tener el derecho de disfrutar algo parecido a aquello que un día conocieron sus padres (aunque no supieran apreciarlo).Me refiero a un entorno que les de calidad de vida, y que este aun marcado por la impronta de su historia, y con ella, la del duro trabajo que sus abuelos invirtieron en estas tierras. Deduzco pues, que el futuro en el que piensan tiene más bien que ver con el porcentaje en el que aumentaría el volumen de su bolsillo. Me vienen a la mente conceptos como EGOÍSMO, CODICIA o ENFERMEDAD DEL DINERO. Nosotros, los jóvenes de hoy en día y los que vendrán, merecemos heredar algo más que ese gusto (tan arraigado entre muchos de los aragoneses ante mi sorpresa) por algo tan banal, tan vacío y tan sucio como es el dinero fácil. El desarrollo, o para que algunos me entiendan, “el dinero” que los aragoneses como yo queremos (que estoy segura somos también una buena parte) es aquel que provenga de los proyectos y/o esfuerzos destinados a proteger nuestra tierra y hacerla más rica en valores no reñidos con nuestra identidad.
Muchas gracias a los creadores de esta página por hacer que gente como yo tengamos aún esperanza y quepa en nosotros la posibilidad de pensar que esto es solo un mal sueño que nunca se debió soñar.
Gracias a todos aquellos que están dispuestos a luchar juntos por esta Tierra aun resignados a ver como los que los representan carecen de esos sentimientos que enriquecen tanto el alma de uno.
Gracias a todos los aragoneses que sí piensan realmente en el futuro de sus hijos, pensando en consecuencia a la situación actual que vivimos de cambio climático, y que pretenden que hereden un Aragón aún acorde con sus huellas vitales.
Me gustaría que alguien me dijese que esto no es cierto, que no está pasando en Huesca, en Aragón, y que arrancara de mis ojos estas ganas de llorar producto de la rabia, la incomprensión y la impotencia. Mientras tanto voy resignándome poco a poco a pensar que, tristemente, la última palabra no está en nuestras manos y me preparo para una terrible despedida.

Desde mi humilde opinión os invito a todos a que salgamos a la calle a gritar que este proyecto es una cruel atrocidad que nada tiene que ver con el desarrollo rural y que desechamos por completo. Que se oiga nuestra voz y haga eco en los medios de comunicación. Dada la rotunda insensatez e irresponsabilidad que demuestran los que deciden, hemos de forzar un debate público.

Aida.