domingo, 8 de marzo de 2009

Opinión

Las Vegas están cayendo como centro mundial de juego por la crisis. El último ejemplo ha sido la quiebra de los casinos del millonario Donald Trump, que se conoció hace unos días.

También es conocido el proyecto de los americanos de Harrad´s de levantar un casino-hotel en Ciudad Real, el Don Quijote, ahora prácticamente parado por la recesión y por los problemas de algunos accionistas.

Haciendo buena la máxima de los empresarios de que es malo tener todos los huevos en la misma cesta, los gigantes del juego mundial buscan alternativas a Las Vegas y Macao

En ese contexto Sheldon Adelson, la sexta fortuna del mundo y dueño de varios casinos en Las Vegas Nevada, inspecciona terrenos en la localidad de Ajalvir para construir una réplica del Venezia de Las Vegas, casino del que también posee una réplica en Macao.

Y desde luego tenemos el manoseado Gran Scala, en el que lo único gigantesco ha sido la polémica. Fundamentalmente por los responsables del complejo, una compañía llamada ILD. Son sabidas las irregularidades de esta empresa, como que estaba domiciliada en paraísos fiscales o que la compañía tiene un capital irrisorio, Sin olvidar el pufo que dejaron algunos de sus socios en Barcelona. A eso hay que añadir que la empresa Aristocrat “socio” de ILD (por llamarles de alguna manera) esta al borde de la quiebra.

Los consabidos cantos de sirenas para poder radicarse en uno u otro lugar, repiten hasta el hartazgo la muletilla de que generarán más inversión, mayor recaudación de impuestos, turismo y la creación de miles de puestos de trabajo, lo que casi nunca se cumple y siempre el remedio es peor que la enfermedad. Quizás la falta de información o la ignorancia, hayan sido las causas que posibilitaron romper los muros de contención que prohibían saludablemente la radicación de estos “divertimentos”.Para ello, seguramente debe haber existido una mirada tuerta, cuando no directamente interesada en el tema, que ha jerarquizado el aspecto económico y la rentabilidad de unos pocos, sin un análisis profundo y serio sobre los impactos negativos de los mismos en la economía, trabajo, salud y valores sociales de los pueblos.

Todos estos proyectos son una tomadura de pelo en Plena crisis económica motivada por proyectos especuladores y devastadores del medio natural. Que nuestro Gobierno de Aragón comprometa millones que no tiene sin un sólo estudio económico de viabilidad o de inversiones, comprometiendo agua de regantes, pongan el AVE cuando en Monzón perdemos el tren, un montón de pueblos con sus estaciones de tren cerradas y sus vías muertas, y siguen sin comunicar Francia por Canfranc, nos tengan sin médicos en el hospital de Barbastro, lleven energía cueste lo que cueste, amplíen aeropuertos y todo ello como comento, sin conocer a las personas que invierten de verdad en este tipo de oscuro negocio y lo que es peor, arrodillen la soberanía popular y a la misma Ley, al antojo de la iniciativa privada y sus proyectos.

¿Qué perspectivas de futuro se siembran con leyes a la medida de proyectos más que dudosos? ¿Se abre la veda para la futura implantación en Aragón del tipo de industria que encuentra dificultades en otros lugares?

Total, como desde siempre se ha renunciado a lo agrario que vez de ser el motor de economía ha sido el hermanito cansino que a pesar de todo y de todos subsiste.

Y para rematar, el consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, aseguró que los promotores de Gran Scala “conocen todos los proyectos que se están haciendo en el territorio” y “nos han manifestado que están dispuestos a colaborar con ellos y a integrarlos en el proyecto Gran Scala, es decir, están dispuestos a cooperar para que esos proyectos no se paralicen sino todo lo contrario”.

Este sería el caso, por ejemplo, de la balsa de Valcabrera, una de las cuatro balsas laterales que se planteó en la Comisión del Agua de Aragón para regular el río Gállego.

“Ya buscaremos la soluciones más adecuadas”, agregó, al tiempo que precisó que “habrá solución, en general, para la regulación que afecta a Riegos del Alto Aragón, con el embalse de Biscarrués pequeño y las diferentes balsas de regulación”, como sería Valcabrera.

Buen discípulo este Aliaga, ya habla como si fuera socio de ILD.

El regadío integrado en Gran Scala, o no se hace, habrá dinero para “ideas” que no tienen proyecto o no se harán proyectos por no tener dinero.

Permítame una pregunta… ¿Tendrá también Gran Scala la llave del grifo del agua, o participara en plan altruista?

M. A. F.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

BUENO... SIGO PENSANDO LO MISMO... ESPERO Y DESEO QUE GRAN SCALA SEA UN PROYECTO DE PRESENTE PARA EL FUTURO..Y LOS QUE HACEIS ESTE BLOG .. PUES ESTAIS EN VUESTRO DERECHO , CLARO QUE SI !!!. PERO.. NO OS VA SERVIR ABSOLUTAMENTE DE NADA.SALUDOS

Anónimo dijo...

Esto es un grito de ánimo para el editor de este blog, y es un grito de propesta contra el anónimo que desea que el presente manipulado por otros le solucione un futuro incierto.

No se cuantos proyectos de presente para el futuro ha desarrollado el anónimo, me temo que ninguno. Al igual que creo que piensa poco, o más bien nada sobre lo que este proyecto implicará en la región ( a nivel de sostenibilidad y de desarrollo social exclusivamente ), pero es que estoy convencida de que aún ha reflexionado menos sobre los efectos de esta actuación sobre el conjunto del territorio español, y absoñutamente convencida de que no tiene ni idea de lo que se cuece a nivel planetario. De hecho dudo que cruzando los ojos siquiera pueda vislumbrar la punta de la nariz.

El ser humano por sí sólo, individualmente, y en su conjunto, la sociedad en general, no es capaz de educar a la prole, de proteger su medio natural, que es a la vez medio de subsistencia, y de generar un sistema de vida económico no imperfecto, como para que la existencia sea lo más justa para con nosotros mismos; como para ser capaz de manejar los anteriores parámetros con complejos como Gran Scala, que inducen fenómenos de masas, sociales, económicos-políticos y medioambientales, como su propio nombre indica de Gran Scala, que complejizan los intersticios del tiempo social y lo trasportan a un mundo incontrolado e incontrolable. En resumidas cuentas, nos queda grande el buen funcionamiento de la ciudad en la que vivimos, la capital, Zaragoza, "a estos pueblerinos ignorantes", como para gestionar el apéndice surgido por "generación espontánea".

Menos desear y más observar, analizar y argumentar los pros y los contras de un proyecto como el que está en entrelíneas. Esta vida, esta región, este país y este planeta no están pensados para que unos pocos decidan por él sin el consentimiento del resto.

El medio es un valor, un patrimonio universal, la protección sólo la desarrollamos unos pocos, pero el beneficio es para todos; ojalá los que tanto amáis la propuesta de Gran Scala ( que vuestros motivos-intereses tendréis ), viváis ahí, encerradicos en Gran Scala, pero sin salir eh?, no vaya a girar la ruleta...

El mismo esfuerzo que invierte el Gobierno en buscar la viabilidad del proyecto y en "moverse del asiento", me gustaría verlo a mi a nivel interministerial para buscar en Aragón:
a)Una protección del medio ambiente y de los recursos medioambientales desde la sostenibilidad.
b)Un plan de desarrollo de la Agricultura para toda la región, hablo de la especialización de la agricultura desde la eficiencia del regadío, la producción no transgénica y la recuperación de campos extensivos y huerta.
c)Un plan conjunto de desarrollo de la demografía en las zonas despobladas, unido al plan b, que recupere la vitalidad de las tierras aragonesas, nutra de nuevo el territorio de actividad, de vida y descentralice y descongestione el desequilibrio funcional del territorio.

Esto si que es un proyecto de "gran escala" y de futuro para nuestros hijos, y no las ideas prefabricadas llegadas de ultramar, que no comprenden nuestra vida, nuestra cultura y tradición y nuestro plan de futuro.

Si queremos invertir hagámoslo, a nuestra manera, ahora, pero que NO NOS DIGAN CÓMO Y DONDE.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Muy seguros imaginan algunos el prometedor futuro de Gran Scala...Yo espero y deseo que no se haga,lo que no significa que tenga claro si va a hacerse o no,aunque los acopntecimmientos,hasta hoy,lo ponen meridiniamente negro.Sí conozco,por otras iniciativas,nada similares,por cierto,que es posible su puesta en marcha,toda vez que otros operadores tengan cabida en este megaproyecto.Porque Gran Scala no tiene como finalidad traer riqueza,ni crear puestos de trabajo,para qué hablar de sostenibilidad,nada de nada.Gran Scala es el mayor negocio de dinero negro...y si no estaba claro ya,basta recuperar las declaraciones de los responsables monetarios OCDE,FMI,bancos centrales UE Y YANQUI,donde se está cuestionando(en el siglo XXI) la existencia pertubadora del orden mundial (sic) de los PARAISOS FISCALES...si es cierto,si van a por ellos de una vez...no les queda otra salida que proyectos como GRAN Stafa para usarlo de estercolero de dinero negro...ya lo es,y lo mserá más.

Lorenzo dijo...

Creo que este artículo es un buen resumen de la situación. Además, me parece muy bien que hable del agua, esto tiene muy mala pinta para los regantes de la zona que ya empiezan a ver el peligro que Gran Scala representa para los regadíos de Monegros. En caso de escasez, ¿quíen se quedará sin agua primero?