jueves, 5 de junio de 2008

Gran Scala no es creíble


El gran problema de Gran Scala es que no es creíble. Desde que fue presentado, hace ya seis meses, hemos recorrido parte de la geografía Monegrina y Aragonesa explicando nuestra postura y nuestros argumentos en contra del proyecto. Hemos percibido en muchas personas la incredulidad ante el proyecto y como oposición creemos que ha restado fuerza a la hora de mostrar oposición. A pesar de todo nuestro balance es satisfactorio, aún constatando una confrontación propiciada por la irresponsabilidad de algunos de nuestros gobernantes, entre el si y el no, fruto de defender lo que no es creíble por una cuestión tan simple como la falta de argumentos. Es lo que hay, si no existe debate, información, claridad y transparencia sólo se puede recurrir al despotismo.

Pero al margen de todo el proyecto es real en manos del Gobierno de Aragón, tras seis meses, el proyecto es una idea, y la idea tiene nuevos promotores buscados con la intuible implicación de la DGA. Y el motor milagroso la DGA lo ha dejado volar, se ha esfumado advirtiendo el futuro de Gran Scala. Continúa GS sin ser creíble, por lo efímero de la idea, por el cambio casi del 97% del accionariado de los promotores, accionariado en el que los promotores originales sólo conservan un 3% del capital, y el restante ha sido aportado por una sociedad de capital riesgo, modelo de sociedad, que desde LMNSV, no nos parece el más adecuado para emprender un proyecto de desarrollo que puede condicionar nuestro futuro.

El tiempo ha pasado y podemos mirar hacia atrás, nuestras primeras dudas ante la idea, mal entendida como proyecto, era el cambio social que derivaría GS implantado en Los Monegros. Hacíamos hincapié en la necesidad de estudios de evaluación de impactos sociales y económicos en la zona y veíamos atónitos como la ciudad de Zaragoza sí anunciaba sus pertinentes estudios para valorar la repercusión de la mega idea en su ciudad. Ahora queda claro: la utilización de Los Monegros para avalar socialmente la idea ha sido fundamental en el proceso de la idea de GS. El segundo aval para la mega idea era nuestro Gobierno de Aragón; los antiguos promotores, ahora un 3%, carecían de entidad necesaria y no representaban solvencia. Aún así obtuvieron credibilidad, protocolo y fueron agasajados por el Gobierno de Aragón.

Si hablamos de la ubicación posible para la IDEA, La Almolda explica nuestras dudas. La población necesaria para atender GS necesita un volumen de servicios que solo son posibles con Zaragoza, aún así la repercusión y consecuencias son difíciles de evaluar en Zaragoza. Por algo no resulta extraño las decisiones del ayuntamiento de Zaragoza de analizar las consecuencias, no resulta extraño escuchar a Belloch no queriendo creerse la idea. A Los Monegros No Se Venden nos irrita la irresponsabilidad de nuestros políticos por su frivolidad en la forma de tratar la idea, pero la entendemos, porque al final de todo sólo hemos sido utilizados Los Monegros para justificar y dar algo de credibilidad a Gran Stafa.

Lo triste de todo es que problemas comarcales como la falta en servicios médicos suficientes y la urgente necesidad del servicio de bomberos comarcal no repercuten en ninguno de los grandes defensores de Los Monegros ni en nuestros gobernantes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Con gente como vosotros... aún no habríamos salido de las cavernas. Como aragonés siento vergüenza de radicales que no atienden a razones y se quedan anclados en el pasado.

¿Qué hariais vosotros? Es muy fácil criticar y criticar... pero ninguna crítica constructiva. ¿Qué hariais vosotros para potenciar Los Monegros? Decir. ¿El qué? Espabilados que sois.

sergio dijo...

No mereces que te respondan por lo faltón que eres, y luego somos nosotros los radicales... Claro, siendo anónimo es muy fácil verdad?

Anónimo dijo...

Muy bueno